Nosotros

foto-1.jpg

Perry ellis: un legado de lo etéreo

Algo curioso ocurre en el país de las oportunidades. Lo fijo fluye. Lo sólido cambia. Y, de repente, el futuro les pertenece a aquellos que viven el momento. Libres, flexibles y capaces de encontrar lo etéreo.

Y lo etéreo resulta ser nuestro legado. Era la filosofía que caracterizaba a Perry Ellis, como diseñador y también como persona. Era un innovador. Un pionero. Un hombre que no le temía a nada y confiaba en sus instintos. Desde el que se lanzó con su primera línea en 1976, logró que la moda tuviese un significado simple, ya que no se la tomaba demasiado en serio. Creía que la ropa tenía que ser divertida. Hacía simplemente lo que creía que era correcto. Seguía sus instintos. Nunca proponía lo tradicional. Elegía ser una persona optimista. Se lo tomaba en broma. Y, al hacerlo, redefinió la industria... e introdujo la creatividad que tanto se necesitaba en esa época.

Además, ganó varios premios importantes a lo largo de su carrera. En 1979, Ellis ganó el premio Coty, el primero de ocho. En 1982, fue galardonado con el premio al Diseñador del año otorgando por e CFDA(Consejo de Diseñadores de los Estado Unidos). Y en 1984, fue elegido presidente del CFDA. Él representa un legado no solo de lo etéreo, sino también de distinción.

Nunca hubo un mejor momento para ser...

VERY PERRY ELLIS